diumenge, 29 d’abril de 2012

Hemos ido a Francia. A ver jugar a la petanca...















Esta mañana hemos cargado las bicis en coches y nos hemos ido hasta Figueres.
La ruta era por Francia, para ir a subir el Col d'Ares, y volver luego por Capsacosta y Besalú hasta Figueres.
Como veis en la foto de izquierda a derecha, eramos Mike, Felix, Agustí, Carlos, Alejandro, Lluis, Josep Mª y Jorge.
El "sherpa" o guía del evento ha sido Felix.
Disponía de un GPS de última generación, de muñeca, para que no nos perdiéramos en ningún momento.
Aquí tenéis la foto:
El tío llevaba la chuleta apuntada con rotulador en la muñeca!
Cojonudo! En cuanto comenzara a sudar no iba a ver una mierda!
Yo no se si ha sido por los nervios de hacer de sherpa o por el miedo a perderse. El caso es que el tío se ha tenido que parar a mear 2 veces en menos de media hora.
Así que todo el mundo se preguntaba: "Donde coño esta el sherpa?"
Hay que decir que, a pesar de su rudimentario artilugio, no nos hemos perdido en ningún momento y hemos hecho la ruta siempre por caminos asfaltados. Cosa harto difícil dado la querencia que tiene este personaje a tirar al monte, como las cabras.
Todo trascurría con normalidad hasta que antes de llegar ala frontera francesa, Agustí ha pinchado.
Aquí ha empezado la pequeña catástrofe del día. Al cabo de un par de kilómetros he sido yo el que ha pinchado y al hacer una mala reparación, el pinchazo ha sido doble.
Cuando arrancábamos, dice Agustí: "He vuelto a pinchar" y Jorge responde: "Yo también".
Total: 5 pinchazos prácticamente a la vez!

Agustí me ha dicho: " Vale más que no cuentes la verdad porque no te va a creer nadie. Es mejor que digas que unos macarras nos han pinchado las ruedas porque no queríamos pagar las putas..."
Pero la verdad es que a esas horas no había ni macarras ni putas. Solamente 8 gilipollas pinchando con tanta frecuencia que las acciones de Michelin se han disparado en Bolsa...
Por fin hemos reemprendido la marcha y atravesado la frontera llena de controles de Policía por lo de la cumbre esa y el cierre del espacio Shengen.
Hemos empezado a circular por unas carreteras muy bonitas y unos pueblecitos muy majos.
En uno de ellos, parece ser que se disputaba el "Campeonato Interplanetario de Petanca". Había cientos de personas jugando a ese juego, deporte, o lo que sea. 
Curioso eso de La Petanca. Mucho esfuerzo no hay que hacer, ni tampoco se debe sudar demasiado... Algunos cabrones incluso recogían las bolas del suelo con un imán y una cuerda para no agacharse!
Cuando no me aguante los pedos, y me tengan que subir y bajar de la bici porque yo solo no pueda, igual pruebo eso de La Petanca....
Y así, disfrutando del paisaje, hemos subido por un falso llano que te iba machacando las piernas hasta llegar a Prats de Mollo donde comienza la ascensión al Col d'Ares.
Un puerto de los de verdad. Con 14 Km de ascensión, porcentajes que en algunos momentos marcaban el 13%, y un asfalto "pestoso" que se enganchaba a las ruedas.
Cada uno ha subido como ha podido pero todos hemos pasado la prueba con dignidad. 
En lo alto hacia bastante "biruji" y había otro control de Policía que nos ha mirado como diciendo: "A estos les pedimos el DNI, les decimos que no pueden pasar si no lo llevan y se nos echan a llorar..."
Así que han pasado de nosotros diciendo: "Mal día para ir en bici..."
Adivinad que ha pasado en la bajada del puerto... Premio! Un nuevo pinchazo, esta vez de Mike.
En Camprodon hemos llenado bidones e ingerido alguna cosilla. Agustí y Felix se nos han despistado un rato pero nos hemos reagrupado después.
No sé si han ido a visitar alguna antigua conquista, alguna lugareña...Aunque con el cansancio que llevaban no creo yo que hubieran dejado el pabellón muy alto...
Os pongo una foto del perfil y algunos datos de la "etapa": (¿ creíais que os pondría una foto de la lugareña? Yo soy un caballero...)

A esta altura de la salida, llevábamos un retraso considerable sobre el horario previsto por la organización.
Así que hemos empezado a telefonear a nuestras "respectivas" para dar todo tipo de explicaciones: que si hemos pinchado doscientas veces... que si estos "globeros" van muy despacio y tengo que esperarles todo el rato... que si ha venido una nave extraterrestre que nos ha secuestrado y obligado a jugar un torneo interplanetario de petanca por toda la galaxia...
En fin, imaginación no ha faltado. Pero había uno, que tenía que hacer la paella, que cuando llegue a su casa va a comer hostias... las que le va a dar su mujer.
Y es que en el fondo, nuestras mujeres son unas santas: nos aguantan esto de la bicicleta con una paciencia y resignación que es de elogiar. (Este párrafo es de un "pelota" inaguantable expresamente porque sé que algunas de nuestras mujeres leen estas crónicas y espero que así se ablanden un poco y dejen de atizaros con el rodillo de amasar como están haciendo ahora...)
Después de bajar Capsacosta ha comenzado esa interminable serie de toboganes que nos conduciría a Figueres.
Yo iba mirando "la telemetría" y hacía tiempo que habíamos superado los 140 km cuando he visto un letrero que ponía: Figueres 26km. La madre que parió al Sherpa! Resulta que al final ibamos a hacer 170 km, cuando, al principio del día le pregunté por la distancia y me había dicho: "Unos 120..."
Será cabrón! El tío debe medir en millas... o en leguas...
Yo ya tenía el culo como un bebedero de patos; pero repecho va, repecho viene, hemos llegado a Figueres.
Como siempre pasa en estos casos, te cagas en todo cuando estas pasando el mal rato...
Pero cuando llega el final y ves que lo has conseguido... Es la Hostia!
Hala. A cascala!
Agur.
Carlos

1 comentari:

Wolf ha dit...

Leyendo la crónica casi la siento como si os hubiera acompanyado. Q envidia me dais! Bueno, mientras tanto yo dando vueltas por Escala. Espero poder salir con vosotros el próximo domingo ya q para mañana martes 1.5.) no creo q me haya recuperado del todo...y hay q estar al 100% para salir con vosotros. Una abrazada!