dilluns, 23 de juliol de 2012

Tocados por la Tamontana...

Esta mañana nos hemos juntado en el paseo menos gente de la habitual.
Soplaba una Tramontana que no invitaba demasiado a ir en bici.
Además la ruta programada se dirigia hacia el norte donde era previsible que soplara todavia más fuerte.
Así que, unos cuantos, hemos decidido dirigirnos hacia Begur. Así nos asegurabamos que, al menos al principio, el viento nos empujaría. Y así ha sido. Ibamos a una velocidad endiablada. Parecia que ibamos en moto...
Subiendo Begur el viento no ayudaba mucho y entonces se ha visto como estan las fuerzas de cada uno.
Josep Mª está que se sale. Tanto es así que, el otro día, se presentaron por sorpresa en su casa unos comisarios de la UCI y de la agencia mundial antidopaje para hacer una inspeccion a ver si encontraban sustancias prohibidas.
Inés estaba muy cabreada porque le dejaron todo patas arriba y además se llevaron un tazón de desayuno que todavía no le han devuelto. Parece ser que en el fondo del tazón encontraron restos de esa mezcla de alpiste que el tío se prepara para desayunar y les pareció que había que analizar aquello.
No encontraron nada pero descubrieron que aquella mezcla, con lo espesa que es, sirve como sustitutivo del cemento para construir casas.
Además se quedaron con el tazón porque les pareció muy mono. Estos cabrones de la UCI son así.
Ferrán está tambien muy fuerte. Ahora le ha dado por correr, se ha adelgazado y se le ha quedado un tipo que parece un figurín. Yo creo que corre para estar entrenado y poder salir a toda hostia detras de los que se le escapan de la tienda sin pagar... Cosas de la crisis.
Kiko estaba un poco cabreado porque se ha enterado que, cuando compró su flamante Colnago, en vez de hacerle un trato especial con el precio, como le dijeron, le habían hecho el mismo descuento que estaban haciendo a todo el mundo.
Está deseando que el tipo de la tienda le pida material para construirse una casa. Le va a dar alpiste de ese que desayuna Josep Mª en vez de cemento...
Wolf no ha podido venir. Lo tenemos malito en casa. Ha entrenado tanto, se ha adelgazado tanto que una jodida bacteria envidiosa ha aprovechado para anidar en su pulmon y le ha dejado hecho unos zorros.
Lo que pasa es que al ver que aquello era acero alemán la bacteria se ha empezado a acojonar y ahora está medio muerta y pide socorro diciendo: "No hay quien pueda con este tío!"
Lo malo es que todo este asunto ha trastocado sus planes de preparacion para su gran cita: La Ironman que quiere hacer en Alemania . Yo le digo que se lo tome con calma, sobre todo, que no arriesgue y, si cree que puede ir, que vaya en plan tranquilo a conocer lo que es aquello. Pero lo primero es lo primero...
Despues de Begur hemos ido al Far de Sant Sebastiá para luego dirigirnos a La Ganga.
En cuanto nos hemos puesto de cara al viento, en vez de en moto, parecía que ibamos subidos a caracoles.
Daba la impresión que las ruedas eran cuadradas.
En la subida a La Ganga, nueva exibicion de los que están fuertes, mientras que los que no nos aguantamos los pedos hemos subido arrastrandonos...
La vuelta a casa ha sido una lucha contra la Tramontana. Mientras ibamos haciendo bien los relevos, el ritmo ha sido bueno. En cuanto ha habido algun iluminado extranjero que ha querido hacer alardes, se han producido los cortes... y a sufrir. Pero uno ya está acostumbrado...
Hala. A cascala!
Agur.
Carlos.