diumenge, 10 de març de 2013

Retorno a las Crónicas.

Hacía ya tiempo que no escribía una crónica.
No es que haya dejado de salir en bici. Ni mucho menos!
Lo que pasa es que últimamente no había coincidido con los Biciamics.
Esta mañana, por fin, eramos seis: Josep Mª, Enric, Ferran, Narcis, Felix y Carlos.
Nos hemos dirigido hacia Sta. Pelaia a buen ritmo, sobre todo cuando iban delante Felix y Narcis.
Además cuando alguien les relevaba el quisquilloso de Felix no paraba de decir: "Para ir a 27km/h, no hacia falta dar relevo..."
Por cierto, ir detrás de Felix sigue siendo doblemente productivo: te duchas y desayunas. El tío sigue sacandose los mocos por aspersion!
La subida a Sta. Pelaia ha hecho que me diera de cara con una realidad que sospechaba. Como no apriete el acelerador de mi preparación, este año, en las marchas, voy a sufrir como un cabrón!
He subido arrastrandome, como quien dice.
Josep Mª tiene un problema. Tiene revolucionadas a las conejas de Sta. Pelaia. Sabido es lo mal que follan los conejos: rápido y mal (bueno, como alguno de nosotros...) Así que las conejas le esperan en las cunetas del puerto, más pintadas que una puerta y moviendo el rabito, con la esperanza que un buen mozo como él las pueda consolar.
Total, que los conejos, mosqueados le salieron al paso el otro día y le querían partir la cara. Un problema.
Al llegar arriba, Enric nos ha dado una clase de como rayar el cuadro de una bici intentando hacer un trípode para sujetar la máquina de fotos. Y lo ha hecho muy bien: le ha rayado el cuadro a Ferran!
Luego ha hecho lo que hacemos todos cuando rayamos el coche. Ha apelado a "la saliva mágica". Se ha chupado el dedo, lo ha pasado por la raya, ha frotado y ha dicho: "Ya está, arreglado".
Parece ser que la saliva posee en su composición una mezcla de pulimentos y ceras que a mí no me enseñaron en la Universidad...
Ya me imagino todos los operarios de talleres de chapa y pintura del mundo pegando salivazos y frotando con el dedo como locos.
Después Ferran nos ha hecho un truco de magia. Primero ha hecho desaparecer el protector de la patilla de sus gafas. Luego nos ha hecho buscarlo a todos por el suelo. Cuando por fin hemos comprobado que había desaparecido, mágicamente lo ha hecho aparecer cayendo de su casco. Increíble!
Despues de pasar por Fonteta, Josep Mª Ferran y Enric han decidido dirigirse a casa porque tenían que fichar pronto ante sus parientas.
Narcis, Felix y yo hemos ido hacia Palafrugell  para subir luego a Begur.
Hay que ver como está Narcis, fuerte como un toro. Todavía recuerdo cuando empezaba que lo fundía yo en todas las subidas. Ahora estoy harto de ver su espalda alejarse...
Cuando pasabamos junto al Supermercado Jodofi no ha podido evitar hacer espionaje industrial y le ha pegado un repaso a todas las reformas que han hecho. Seguro que mañana escribe un informe.
En la rampa más dura de la subida a Begur, Felix ha hecho un ataque a lo Armstrong. Primero ha fingido que iba quedandose y luego ha metido un hachazo que nos ha dejado sin capacidad de reacción.
La diferencia está en que a Felix le haces un análisis de sangre y no se te derrite la jeringuilla. Pero al otro...
Cuando estabamos llegando a Torroella, Narcis ha empezado a decir que le gustaba mucho entrenar con Felix, porque los entrenamientos eran largos y duros pero llegabas al final sin la sensación de haberte dado una paliza.
Yo les he dicho: " Si empezáis a besaros en la boca, me voy a mi casa..."
Hala. A cascala!
Agur.
Carlos.
De sortida 10 de març

3 comentaris:

Unknown ha dit...

Buena cronica Carlos, como siempre para reirnos de nosotros mismos, jajaja

enric ha dit...

muy buena como de costumbre i un placer pedalear con vuestra companyia
ahhh por cierto a partir de ahora obres i rehabilitacions i pulimentos en general jajajaja

Ferran ha dit...

Carlos !! Tendriam que fer envasar la saliva de l´Enric,....FUNCIONA!!