diumenge, 24 d’abril de 2011

¿Estamos locos o qué?

Y es que no se puede decir otra cosa, despues de habernos empeñado en seguir la ruta con la que estaba cayendo...
Ya en el Caprabo la cosa no estaba nada clara. Había unos nubarrones grises sobre la montaña de Els Angels que no hacían presagiar nada bueno.
En La Pera el grupo se ha dividido entre los que ibamos a subir el puerto y los que se iban a hacer otra ruta y desayunar. Ferran se ha ido con ellos. Tenía que acompañar a Daniel que ha venido de Francia. El pobre Ferran tenía una pena por no venir, casi lloraba (de alegría...)
Al inicio del puerto a comenzado a llover y ya no ha parado hasta mucho más tarde.
Tengo que pedir disculpas a Enric. Le he dicho que, mirando el grupo, nos tocaría a él y a mí ir recogiendo los bidones de los demás. Y el único que ha hecho de bici escoba he sido yo. Bueno, a veces me ha ayudado Wolf. Pero Enric ha subido como un campeón y no le hemos podido seguir.
Al coronar, ha empezado a llover con mucha más fuerza.
Enric ha decidido darse la vuelta. Parece ser que se había hecho "la permanente" y si se le mojaba más, le iba a quedar hecha unos zorros...
Josep Mª ha decidio irse con él. Aunque no sé qué "permanente" se le iba a arruinar a él. Como no fuera la de los sobacos...
El resto, como somos unos inconscientes, hemos seguido bajo un chaparrón de la hostia.
Con la carretera tan mojada, yo he batido el record del mundo de bajar despacio...
He vuelto a recaer de la Acojonaditis Aguda y me temblaba el cuerpo de miedo, más que de frío.
Una vez abajo, ha caido agua a lo bestia hasta Cassà.
Lo curioso era tener al lado a Wolf que iba diciendo: "Qué divegtido! Qué divegtido!"
Qué dirá este tío cuando esté echando un polvo!
Hay que decir que si no hubiera sido por él, yo me habría vuelto a casa por Santa Pelaia. Pero tiene esa capacidad de infundirte ánimos para superar retos que no te puedes negar.
Así que camino de Sant Grau que ya empieza a salir el sol.
En la bajada, Mike ha pinchado. Es la única manera de poder recuperarle tiempo a este tío. Está fortísimo.
Despues, repecho va, repecho viene, camino de Sant Feliu y he empezado a notar que mis piernas eran de mantequilla...
Al resto tampoco les debían sobrar las fuerzas y hemos decidido tirar hacia Calonge para volver a casa por La Ganga.
En fin, 130km "pal cuerpo" y la sensación de que una locura como esta "Te ayuda a seg más fuegte" (como diría Wolf...)

5 comentaris:

Anònim ha dit...

Bueno Carlos, creo que finalmente te vas dando cuenta de la verdad, ESTAMOS LOCOS, como dicien "malalts de bici" una enfermedad que no tiene cura, que cuanto mas te pilla mas te gusta, que no hay medico, por mucho de Bilbao que sea que la sepa curar, no tenemos mas remedio que convivir con ella i cuantos mas años mejor, aqui queda mi deseo para todos aquellos "malalts de bici" Joan Coll.

Wolf ha dit...

;#)))...Ya lo sabes/éis: Si no es la lluvia es el viento de cara o el interminable puerto...que te hace más fuerte. Que bien me he sentido después de la salida de hoy!!! Espero poder volver muy pronto. QUE DIVERTIDO!!!

Anònim ha dit...

Ja sabia yo que con acero aleman y acero vasco las cosas que estan escritas hay que terminarlas haga el tiempo que haga.Asi me gusta que do decaiga.

Josep Mª

enric ha dit...

A tite ha entrado acojonaditis aguda bajando pero a mi al llover ya me acojono i pa casa bueno a desayunar a cala nati solo los mas fuertes pueden acabar i eso sois unos cracs no unos chicharelos encima una bici

enric ha dit...

A tite ha entrado acojonaditis aguda bajando pero a mi al llover ya me acojono i pa casa bueno a desayunar a cala nati solo los mas fuertes pueden acabar i eso sois unos cracs no unos chicharelos encima una bici