diumenge, 17 de juliol de 2011

Primero me pongo serio. Luego la crónica...

Esta mañana, mientras me preparaba para salir en bici, he oído por la radio la siguiente noticia: “Ayer, en Martorelles, un coche atropelló a cuatro ciclistas, falleciendo uno de ellos. Los otros tres permanecen ingresados en el Hospital."

No entro a valorar la responsabilidad del conductor del coche. Para eso están los jueces. Aunque estoy seguro que los ciclistas no se abalanzaron sobre el coche en plan suicida...Lo que me parece lamentable es que esta situación se da con demasiada frecuencia en nuestras carreteras.

También reconozco que algunos ciclistas cometen imprudencias: saltarse semáforos en rojo, utilizar auriculares, hablar por el móvil... Pero cuando interviene otro vehículo es siempre el ciclista quien sale perdiendo.

Las autoridades han tomado algunas medidas para intentar protegernos... y luego nos encontramos con asfaltados como el que han hecho en Els Angels.

Yo creo que, hasta que no empiecen a multar a los vehículos que nos adelantan sin respetar la distancia de 1.5 m, algunos conductores seguirán adelantándonos pasando tan cerca que podemos oler sus apestosos sobacos...

CRÓNICA:

Nos hemos reunido en el paseo. Se ha guardado un minuto de silencio en memoria del ciclista fallecido ayer. Ha habido un pequeño incidente por un malentendido. Pero, por mi parte, ya está todo olvidado.

La ruta era bastante exigente y, además, hay quien se ha ocupado de hacerla más exigente cuando no era la carretera la que lo hacía. Había en el grupo bastantes extranjeros y algunos, como cada año, vienen muy fuertes.

La subida a Sta Pelaia parecía una carrera de potros salvajes. Por lo menos, hasta donde yo he podido seguirles, porque en cuanto me han sacado de rueda, lo mismo se han puesto a jugar a cartas o han subido cascandosela... Pero yo no les he visto porque, como he dicho, me he quedado y me he dedicado a batirme con los que había cerca. Y a meterle miedo a Enric. El trabajo psicológico para la QH de año que viene hay que empezarlo cuanto antes...

El que está cada día más fuerte es Agustí "El chispao". Parece que ha vuelto a entrenar con la bici de ciclo-cross y eso le pone más que a Pocholo una planta de marihuana...

Agustí me ha contado una anécdota que me ha dejado todo roto. Resulta que, cuando fué a subir el Mont Ventoux, hacia la mitad de la subida, vió a un chaval de unos 14 años que estaba subiendo con un monociclo de esos de circo, o sea; una rueda, una barra y un sillín. Y el tío llegó hasta arriba! A mi me pasa eso y según llega le meto dos hostias y le digo: "Mira, chaval, aquí se viene a subir en bicis de verdad, no a humillar a los demás subiendo con artilugios raros...."

Aunque luego se me ocurrió una idea. Podría apuntarme a la QH para hacerla en triciclo, como ese que usan algunas señoras para ir a hacer la compra. Así, si Enric me gana, siempre podría poner como excusa que contra un triciclo no tiene mérito... Aunque, pensándolo bien, Enric por joderme es capaz de hacerla también en triciclo y meterme otra vez tres segundos!

Pero sigamos con la ruta. La subida a Romanya ha sido tambien exigente, pero yo me he encontrado mejor y he entrado un poquito más adelante pero siempre viendo de lejos a los "fieras" que seguían intratables.

En el comienzo de La Ganga, Ferràn debía ir ya un poco "tocado" y ha usado ese dispositivo que tiene que lo acciona y le hace pinchar. Así tiene disculpa para descansar un ratito... Lo que me sigue impresionando es la facilidad que tiene para reparar los pinchazos. Cuando me pasa a mí, además de tardar la hostia, acabo sucio hasta las orejas. Y Ferràn lo hace en un pis-pas y apenas se ensucia. Claro que, habría que ver cómo se las apañaría él para suturar una herida...

Josep Mª, para no variar, ha recibido la llamada telefónica de rigor. Yo me pregunto que pasará con su camping el día que pierda o se olvide el móvil... Por cierto, le voy a decir a Inés, su mujer, que le prohiba llevarse barritas energéticas a base de chocolate. Porque la pobre seguro que tiene que darse hartones de frotar para quitar el pringue del maillot. Esta mañana, Josep Mª venía hecho un pincel: con el maillot reluciente. Bueno, pues a media salida tenía la zona de los bolsillos hechos una guarrería. Y la pobre Inés frota que te frota...

En La Bisbal, nos hemos dividido en dos grupos. Unos se han dirigido a Púbol para dar buena cuenta de un sabroso (imagino) almuerzo. Los otros nueve nos hemos dirigido a Torroella haciendo alarde, durante muchos kilómetros, de cómo se tienen que hacer relevos cuando sopla el viento.

En definitiva, una salida que se ha iniciado con la tensión de un absurdo incidente pero que ha terminado como siempre: BUEN ROLLO y a pasarlo de puta madre.

Hala. A cascala!!!

P.D: La configuración del día de hoy es distinta y carece de los habituales colores rojo y verde porque no sé qué coño le ha pasado al ordenador. Me parece que con los ordenadores me pasa cómo con los pinchazos: no tengo ni puta idea...

2 comentaris:

Ferran ha dit...

molt ben resumida la sortida Carlos,
Jo, també se adobar ferides i rapid com els reventons, es posen unes gotes de acid sulfuric a la ferida i..oh maravella! pica una mica, pero funciona. Estic preparat per ajudar-os si os feu mal en bici, porto una mica d´acid a la bossa d´eines.
Vinga, molts anims i fins la propera

enric ha dit...

hola carlos lo de merterme miedo siempre te lo he tenido i tendre ,lo de la quebranta no fue nada , en quanto a la salida de hoy muy bien todo escepto el pequeño incidente de la mañana que resulta ser un poco lamentable pero como decimos algunos i me parece que bastantes de buen rollo siempre en toda regla hay escepciones venga arriba los animos que nosotros estamos para disfrutar de la bici