dissabte, 19 de maig de 2012

Castigado dos veces!!!

Después de la medio decepcionante actuación en la Remences, el jueves decidí castigarme con la subida a la Mare de Deu del Mon.
Como no me daba tiempo a hacerla saliendo desde casa, me acerqué en coche hasta Báscara y desde allí comencé con la bici.
Esponellà, Orfes, Crespíà, cruce de la carretera Figueres-Olot y "p'arriba".
Los que conocéis esta subida sabéis que tiene su "intringulis". Es larga y dura (justo lo contrario de una parte de mi anatomía...)
Son 18 km, con un comienzo suave que se sube muy bien pero, cuando empiezan las rampas duras, el asfalto te agarra a las ruedas y hay que retorcerse para negociarlas.
Antes del final hay un descanso bastante largo que se agradece un montón antes de afrontar los últimos 3 km  con un porcentaje medio del 9,5%.
Me he fijado que alguien ha tenido el detalle de pintar con un spray verde en el borde derecho del asfalto la cuenta atrás de los kilómetros que faltan hasta la cima, así como el porcentaje medio del kilómetro siguiente. Ha sido un detalle.
Aunque, a veces, tener demasiada información no es muy bueno. Y saber la que te espera puede hacer que te resulte más duro tener que afrontarlo.
Es como aquel grupo de 20 marines que defendían una colina en una isla del Pacífico. Ellos preferían no saber que en las próximas horas iban a ser atacados por 2.000 japoneses sanguinarios sedientos de sangre... y hasta el culo de sake...
O como cuando estás en la consulta del urólogo, se pone un guante de latex y se unta un dedo con vaselina...tú preferirías no saber nada más y que aquello acabe cuanto antes... O, por lo menos, que te invite antes a cenar...
Volviendo a la bicicleta, la subida la hice mucho mejor de lo que esperaba y mejoré bastante el tiempo que hice la última vez.
Lo que me llamó la atención es que no había ni dios. En total me crucé con 2 coches. Ningún ciclista.
Pensé entonces que el único gilipollas capaz de hacer aquello estaba subido a mi bicicleta...
También pensé que mejor que no tuviera ningún percance porque no me iban a encontrar hasta que a alguien le extrañara ver a los buitres dando vueltas alrededor de lo que quedase de mi.
Así que decidí bajar con la debida prudencia, hice el camino de vuelta, llegué hasta el coche, y pa casa.


68-78-88 Kg, O LA INEXORABLE LOGICA DE LA FISICA.
El segundo castigo ha venido de la mano de Wolf. Qué raro!
Josep Mª me llamó para salir hoy pues no le iba bien mañana. A mí se me ocurrió mandarle un mensaje a Wolf por si se apuntaba. Y no solo se apuntó si no que propuso ir a visitar al "Sr. Rocacorba"...
Entonces me dije: "Castigado 2 veces! Que lo hiciste muy mal en Remences..." y a Rocacorba...
Hemos salido desde el lugar de costumbre, Wolf, Enric Paralls, Agustí, Josep Mª y yo.
Desde el principio se ha visto que el castigo iba a ser de los gordos. Wolf y Enric se han puesto a tirar de lo lindo. Los demás ibamos como podiamos.
Cuando subiamos hacia Viladasens yo me temía lo peor. Suerte que Josep Mª, entonces, se ha puesto a charlar con Wolf, nos lo ha distraido y ha aflojado.
Así que Agustí y yo nos hemos puesto enseguida a pensar en temas de conversación para sacar en cuanto acabaran de hablar, no fuera a ser que les diera por apretar de nuevo...
A Agustí le he visto bien. Con eso de que confraterniza con los agricultores franceses se le ha debido de contagiar algo de "La Grandeur" francesa.
Josep Mª en su linea. Ya ha advertido que no quería dar ni una pedalada de más porque el fin de semana que viene tiene La Ribagorzana y me imagino que ya tendrá calculadas exactamente las pedaladas que tiene que dar hasta entonces. Cosas del entrenamiento científico...
Así que en Banyoles se ha vuelto con Agustí para Torroella.
Los otros tres hemos enfilado hacia el "Sr. Rocacorba".
La subida ha estado muy bien. Cada uno a su ritmo. Hemos hecho muy buenos tiempos y hemos coronado en este orden: 1º Enric (68kg) 2º Wolf (78kg) 3º Carlos (88kg)
La inexorable lógica de la Física...
La vuelta a casa ha sido la hostia!
Como amenazaba lluvia y, por qué no decirlo, teníamos ganas de un poco de gresca, hemos empezado a apretar y a hacer relevos y hemos hecho los últimos 54 km a una media de 36,2 km/h !!!
Eso me pasa por salir en bicicleta con potros desbocados...
Hala. A cascala!
Agur.
Carlos